Sobre mi

Mi nombre es Marta Serrano, burgalesa de nacimiento y corazón y madrileña de adopción. 


La moda está en la vida de todos, de eso no hay ninguna duda... En mi caso, quizá un poco más que en la de otras personas... Empecé despuntando desde muy muy pequeña, no quería pantalones, sólo vestidos, y si mi madre me obligaba me disgustaba e intentaba ponerlo difícil colaborando poco con la colocación de los mismos. Al final, evidentemente salía con pantalones, pero poco conforme.

Pasé horas y horas ensimismada con los enormes archivadores con muestrarios de tela de la modista de mi madre... Si entre medias de paso encontraba "por casualidad" un pintalabios, pues de paso me pintaba un poquito

Con relativa frecuencia, visitábamos también al sastre de mi padre y amigo de la familia, quien por mi aspecto (rubita, de pelo rizado y muy muy blanquita) y mis atuendos, que sobre todo en invierno siempre eran "muy british" con mis falditas escocesas de tablas me llamaba cariñosamente "la inglesita". De ahí el título del blog ;o)




Con 8 años soñaba con ser diseñadora de moda, e iba a todas partes con un pequeño archivador con mis "diseños": pomposos y con grandes lazos... Siempre me entusiasmó un lazo y el movimiento de un volante, y a día de hoy sigo siendo fan incondicional de ambos.

Con 10 años, quise que mi madre me comprara la Vogue, y ella la pobre que con toda la razón del mundo no entendía esa ventolera que me había dado, pasó de mi. Tuve que utilizar el plan B y pedírselo a Papá Noel. Ese año no pedí nada más (a los Reyes Magos sí, eh? que tampoco hay que pasarse!), así que ahí estaba aquel 25 de diciembre, una edición bien gordita! Me la intenté leer pero me aburría soberanamente (lógico y normal, como mi madre dice era un mico y no entendía nada), pero las imágenes y el concepto me fascinó por completo, y hasta hoy...

En formación, además del dibujo, el solfeo, el piano, el inglés, el tenis, la natación y demás formación extra escolar me terminé decantando por "la ciencia". Mi otra vocación era ser farmacéutica.

Entre diseño y diseño también me encargaba de leer todos los prospectos (tampoco entendía nada) y de dispensar con recetas fabricadas por mi madre (pobre, qué paciencia!) medicación para todos mis muñecos.

Me desvié tres añitos de nada estudiando Ciencias Químicas por aquello de no dejar mi ciudad y mi familia, pero no era mi camino y me redirigí a Salamanca, ciudad que me acogió desde el principio y donde cursé mi Licenciatura en Farmacia. Allí conocí a las que hoy son mis grandes amigas... Mis niñas!

Desde ahí, todo ha sido mundo farmacéutico: al principio en oficina de farmacia a pie de calle, dispensando medicación a los abuelitos, haciendo fórmulas magistrales para recién nacidos... Y luego en la industria farmacéutica como tal y hasta hoy.

La vida me volvió a poner en el camino el mundo de la moda y de la asesoría de imagen. Todo mi entorno no sólo lo entendió sino que apoyó mi decisión y me animó a coger esa oportunidad que la vida me estaba brindando... No lo podía desaprovechar!

Y me volvió a picar el gusanillo, y aunque no era la idea inicial planteé un blog... Desde entonces cada día busco contenidos que os puedan gustar, noticias que os vayan a llamar la atención, que os acerquen a lo que a mi me entusiasma... Y a pesar de todo el tiempo que me ocupa, me llena de una forma tan inexplicable que hace que todo el esfuerzo merezca la pena.

Quiero aprovechar a daros las gracias por cada comentario, por cada retweet, por cada vez que compartís uno de los contenidos, que le dais al "me gusta"... Me hacéis morir de emoción!

Nos seguimos viendo por aquí!

Un beso enorme

Marta

No hay comentarios:

Publicar un comentario