lunes, 30 de junio de 2014

Llegan las rebajas...y la nueva temporada


Otra vez, mañana 1 de julio, empiezan oficialmente las rebajas de verano.

Hace unos meses ya expliqué aquí lo que opino de ellas, y aunque pensé que ya no me podría sorprender más al respecto, sigo conservando la capacidad de quedarme boquiabierta una temporada más. 

Hace unos días, después de salir de trabajar, hice ruta de shopping para gestionar unos recaditos y comprar los regalos de cumpleaños de dos de mis compañeros de trabajo.

Un día os contaré las claves para asegurar el éxito a la hora de regalar... pero será un poquito más adelante, en otro post.

El caso es que como  ya sabía más o menos lo que quería comprarles, el viernes emprendí mi camino.

El primer regalo, fue coser y cantar. Tenían la que era mi primera opción, me gustaba en directo, había talla... Así que en 5 minutos, gestionado... Subidón!

Llegó el segundo regalo y ahí se complicó un poco más la cosa. Tras ver mi primera opción, valoro ver la segunda porque cualquiera de las dos me parecía una idea estupenda.

Situación: tienda de dos plantas. En la primera cosas muy monas y ahí mi primera opción que en directo me gusta aún más.
Al ver tantas cosas ideales me voy a la segunda planta... No quiero decidirme hasta verlo todo!

La segunda está amontonada en plan mercadillo como si fueran las rebajas pero con las etiquetas con el precio original... es decir, la temida situación de rebajas sin ser rebajas, y me explico: no cabe un alfiler entre las prendas, no hay quien vea nada, y ni una sola persona echando un vistazo.

Para la dependienta me convierto en presa fácil o más bien presa única, con lo que intenta perseguirme ofreciéndome su ayuda. Yo, sonrisa y "gracias, estoy echando un vistazo y si en vez de venir detrás de mi desamontonas todo casi me haces un favor".
Inciso: ¿Por qué las dependientas te persiguen sin piedad cuando no las necesitas y cuando sí, mientras buscas su mirada ellas te traspasan como si fueras incorpórea? 

Bajo de nuevo a la planta molona y le digo a la dependienta que quiero llevarme mi primera opción.
Inciso 2: no estoy diciendo cuáles son mis opciones porque ellos a veces leen mis posts y no es plan de que sepan cual es su regalo antes de que se lo demos ;)

La dependienta, muy salada ella me dice: "Ay, pues espera, que esto de la primera planta ya es nueva temporada (hola?!?!?) y lo tenemos agotadísimo. A ver si nos queda en el almacén, porque esto es de exposición y no lo puedo desmontar (de nuevo hola!?!?!?).

A ver, que estamos en junio, y ya compramos ropa de otoño. Para algunas ciudades ideal, porque aún casi ni ha empezado a hacer calor, pero en general un poco chocante.
Inciso 3: Yo caí y en esa misma tienda ya me compré un jersey de nueva temporada pero es que lo mío es mejor no tratar de explicarlo

Y un año más me vuelvo a preguntar el sentido que tiene este frenetismo rebajas~nueva temporada en las que ya la nueva temporada llega cuando ni siquiera se ha finalizado la vigente.
Cada vez se distinguen con más dificultad las prendas, por el solapamiento espacio-temporal como tal y porque... Una sandalia de una sola tira como avance de temporada de otoño? (Tercer hola?!?!?!)

Si sois de las que os animáis a la vorágine de las rebajas, mucho ánimo! Espero que compréis muchas cositas interesantes a un precio rebajadísimo... Para el resto, el otoño está más a vuestro alcance de lo que podéis imaginar ;)

Besitos xxxx

M

1 comentario:

  1. Tienes razon en todo lo que dices...pero yo soy fan de buscar chollos en las segundas rebajas...cuando sacan lo que tenian escondido y ya la mayoria vamos a ver la "new colletion" ...tuve suerte algun año..jiji
    bss..Ana

    ResponderEliminar