lunes, 7 de abril de 2014

Flagship store de Zara


Si más o menos os movéis por las redes sociales seguro que sabéis de qué hablo.

Hace ya muchos meses veíamos la fachada de un edificio en la calle Serrano 23 en obras.

Cuando supimos que iba a ser un nuevo Zara se nos pusieron ojitos por la zona privilegiada, por el tamaño del edificio, y porque Zara siempre provoca al menos dos sentimientos entre el público: la bienvenida asegurada y la certeza de que de una forma u otra siempre te va a sorprender.

El pasado viernes 4 de abril por fin fue la inauguración y sospecho que debió superar cualquier predicción.

A mi con Zara me pasa algo muy curioso: vez que paso, vez que tengo que entrar aunque el día anterior haya estado allí.
A mi favor diré que veo todo rápidamente así que pierdo poco tiempo. Pero no sólo eso: ciudad a la que voy o país que visito si me topo con un Zara, la visita está asegurada.

Y es más, lo de que todos los Zara no tienen la misma ropa no es un mito, así que no os extrañéis si en una de estas idas y venidas encontráis algún tesoro que nunca habíais visto en vuestra ciudad.
Cada encargado de cada tienda decide qué prendas traer y cuáles no en base a la clientela potencial de donde está ubicada y los posibles gustos de los compradores.

Y en consecuencia, este sábado me pasó lo que cabía esperar. A pesar de que ya desde la puerta el barullo que se intuía me daba una pereza mortal y de que podía ir cualquier otro día me pudo la curiosidad

El diseño en mobiliario, el de Zara, pero la construcción simplemente digna de ver...
La sensación es la de una tienda de lujo minimalista dentro de la "carcasa" de un edificio antiguo en el que se ve la estructura de ladrillo, y un plus: las vistas desde la parte superior son de auténtica locura.

Y si esto sorprendía, no os quiero contar la sensación de lo que había dentro... Muchísima gente cogiendo prendas como si fueran las rebajas.
En cada planta colas enormes de gente impaciente que tenían a una persona guardando turno mientras seguían cogiendo prendas como si aquello fuera exclusivo o se fuera a acabar... Amancio, tú si que sabes!

Esto no hace más que reforzar la teoría de cómo algo capta nuestra atención simplemente por el efecto que tiene sobre nosotros la "novedad" y la curiosidad a pesar de que la ropa sea la misma que en otros Zara que a escasos metros de este, al menos ese día eran mucho más agradables de visitar.

Y tú, has visitado ya la nueva tienda? Tuviste la misma sensación? Te llamó la atención el diseño del edificio desde el interior?

Feliz semana!

xxxxx

Marta

2 comentarios:

  1. Que ganas de ir!! lo he visto por internet, en instagram ...tiene que ser espectacular!
    Y si encima vas y encuentras cosas que no ves en otros...no me lo pierdo, pero me parece que hasta Semana Santa no voy a poder ir!
    Gracias por tenernos informadas!!
    Besotes
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este en concreto hay lo mismo que en los de los alrededores pero con más stock. Donde más se nota es cambiando de ciudad... Siempre aparece alguna joyita. Yo estuve esta tarde de nuevo devolviendo unas cosas, y otra vez llenísimo!
      Besitos, guapa!

      Eliminar