viernes, 7 de febrero de 2014

Bodas: Tatiana y Andrea


Visto así, podríamos pensar que vamos a hablar de la boda de dos de nuestras mejores amigas, o dos famosetas, pero que no, que estamos en el mundo y no nos la dan con queso.

Sabemos que hablamos de la boda de Tatiana Santo Domigo y Andrea Cashiragi, que volviendo a lo anterior a mi de peque me tenía loca eso de que un niño se llamara Andrea... Luego me explicaron los caprichos de los idiomas y tal y ya me quedé más o menos convencida, de hecho más menos que más...

Pero a lo que vamos: La boda

Antes de nada decir que a mi esta pareja no me cae ni bien ni mal, pero sí es cierto que Tatiana estilísticamente no me dice nada... Bueno sí, me dice que con todas las posibilidades que tendría de ir fabulosa no se por qué se empeña ya no tanto en llevar un estilo hippie sino más bien descuidado y andrajosillo.

De su boda civil previa, poco que comentar... Su Missoni, que aprovecho a decir que no es una de mis firmas favoritas, estaba en perfecta consonancia con su estilo, así que hasta ahí todo bien. Lo que más me llegó fue su perrito bajando con la pareja por las escaleras... Qué le voy a hacer! Soy una sentimental!

Escoger Gstaad para casarse significa muchas cosas que me parecen interesantes:

-que tienen dinero para pudrirse (sobre todo ella) y lo gastan en un sitio hiper exclusivo
-que no les importa pelarse ni pelar de frío a sus invitados
-que huyen de los estereotipos de boda típica en la que todo el mundo trata de evitar las inclemencias temporales celebrándolo en un lugar donde al menos nieve va a haber seguro.

Si en la primera boda me ganaron con el perrito/paje, en esta lo han hecho con el regalo para las niñas: unas bailarinas Louboutin... Amiga Tatiana, tú sí que sabes! 

Y es que si en una boda en la que tras horas y horas con los taconazos, cuando ya tengo los pies al jerez y lo único que deseo es cortármelos, me dan unas alpargatas o unas bailarinas de plástico, (cuando digo plástico me refiero esas que ves a alguna gente en la pisci), se me saltan las lágrimas de la emoción aunque sepa que esa misma mañana se vayan a ir al reciclaje, imaginad si me dan unas Louboutin: pues tienen una parcela en mi corazón para el resto de los restos!

Y vayamos a la crónica del Hola!, que por más que os cuente deberíais ver con vuestros propios ojos, y que en parte demuestra que el dinero no siempre da la elegancia ni el glamour:

-Día previo: Fiesta años 60:

Podéis llamarme rarita, pero por qué hay que disfrazarse? Y por qué a pesar de todo el que hace el ridículo al final es el que no se disfraza? Quizá esto dé para otro post.
En cualquier caso, y si no hay más remedio, por qué no disfrazarse en plan bien sin hacer una parodia de uno mismo?

El mejor ejemplo en la fiesta de Gstaad son Pierre y sus Walli-gafitas, pero hay muchos más para deleitarse, como la hermana pequeña disfrazada de VACA SUIZA! Soy incapaz de explicar la conexión años 60 / vaca suiza... Disculpadme pero no puedo.

-El día D: La boda:

* El perrito vuelve a ser paje con su pajarita y su corona de flores... Ole!
* Tatiana se pone de princesa: para mi gusto no le pega tanto volante y tanto recogido repeinado.La capa simplemente no me gusta.

El estilo hippie-chic del Missoni de su boda civil iba más con ella y su estilo y eso hace que ya desde el principio me guste más... Con su Valentino la veo más bajo el típico efecto "novia disfrazada"

* Andrea, de frac: muy guapo, porque es que es muy guapo y de normal se empeña en esconderlo, y porque el efecto "lavadito" y sin ojeras que llevaba hace que salga la herencia del guapérrimo de su padre...

Consejo: Andrea, péinate y lávate más frecuentemente, te sienta de fábula.

* Carolina con total look de Chanel. Es una faena ya lo hemos visto otras veces: ni Chanel te asegura ir divina. No sé si es el grosor de la tela, si porque las rayas horizontales le engordan, pero le hace mayor.

Quizá se dejen de apreciar en la imagen detalles de la tela que hacen que pierda el toque especial que puede que tenga, pero así como tal...

* Carlota es muy guapa, así que eso lo tiene ya ganado, pero el cuello de astracán de su abrigo de nuevo le hace parecer mayor de lo que es... Una vez más no me termina de encantar.

* Pierre, de Armani: muy guapete también.

*Beatriz Borromeo, elegante y sencilla o al menos mucho más sencilla que la mayoría de las invitadas, con vestido de raso dorado y abrigo de cachemir de Armani.

Otra de mis preferidas junto con Beatriz es Lauren Santo Domingo sencillísima con un vestido azul combinado con complementos en negro.

Lo que menos me ha gustado de algunos estilismos ocuparía ya demasiado espacio. Os invito a que echéis un ojo y lo comentéis.

Si os negáis a comprar el Hola! os animo a que os saneéis este fin de semana las puntas o tal vez os deis un repasito al color, y así como quien no quiere la cosa si coincide que lo tenéis cerca lo veáis... Hay mezclas sin desperdicio... Prometido!

Espero vuestros comentarios!

Feliz fin de semana!

Besitos 

Marta 

2 comentarios:

  1. Yo reconozco que esta familia me encanta...parece que los conoces de toda la vida porque les hemos visto crecer en Hola!el más guapo y estiloso para mi es el pequeño,Pierre,Carlota siempre me ha parecido divina....Pero hablando de los novios y su megaboda,me ha parecido super original... Ella me ha decepcionado un poco...no la esperaba con volantes y el recogido de abuela,pero bueno...el novio guapo,que lo es...cuando sale limpito...Jajaja!! Invitados e invitadas...para todos los gustos...pero esta claro que por mucho dinero que se tenga no sirve para ir siempre divinos...
    No he podido ver la revista,con Internet me he conformado esta vez...besos
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no se sí habrás visto a Pierre en la fiesta años 60... Muy innecesario, pero muy gracioso! Jajajaja!
      La revista no se si merecía la pena comprarla (la calidad de las imágenes eran un poco regulin), pero algunos modelitos no tenían desperdicio!
      Besos Ana!

      Eliminar