viernes, 4 de octubre de 2013

Reflexiones y pensamientos: Traje masculino en la oficina

El por qué de la obligatoriedad del código de vestimenta business en algunas empresas siempre me ha dado mucho que pensar... Tanto el masculino como el femenino.

En este post vamos a hablar sólo del primero, ya que aunque en el mundo laboral las mujeres seguimos estando por detrás en miles de aspectos, en el código de vestimenta  con nosotras tienen mucha más manga ancha que con ellos.

Me parece lógico y normal que los empleados que ven clientes vistan con traje. En cambio para los que están siempre entre cuatro paredes y sólo ven al resto de los compañeros, es necesario este mismo código de vestimenta? Si preguntas a cualquiera de los afectados la respuesta será en un porcentaje alto clara y contundente: NO. 
Que si la corbata ahoga, que si en verano pasan muchísimo calor...

Si eliminamos el chaleco, tenemos en Tom Ford un perfecto ejemplo de Código de vestimenta business



Como ejemplo de vestimenta business casual, los hermanos Medina siempre están impecables en cualquiera de sus outfit. El primer caso un poco más formal que el segundo, pero más que aceptable de cualquier manera.


Lo que no es vestimenta ni business ni casual lo tenemos claro, no? Pues entonces nos evitamos las imágenes. 

Muchas veces he pensado en ello y creo que con esto pasa como en el cole... Sí sí! Cuando el profe da un poquillo de cancha en algún tema y la mitad de la clase se vuelve medio loca... Y justo en ese momento ya se acaban las concesiones para siempre! Os ha pasado alguna vez, seguro.

Creo que con el código de vestimenta business  pasa parecido...  Y no hay más que ver los días de business casual (concepto muy mal entendido por algunos)... Prometo que he visto y seguiré viendo de todo: camisetas viejillas con publicidad o nuevas hiper ceñidas, botas de trecking, jerséis de "capitán Pescanova", pantalones y camisas de "Cuéntame"... También hay gente que va ideal (pocos), pero ese no es el tema del post de hoy.


Después de todo me da por pensar que si la imagen de los empleados es en parte también la de la compañía, alguien ha debido pensar que por qué arriesgarse a semejantes despropósitos? 

Así qué chicos, cuando os apriete la corbata y estéis hartos del traje, pensad que la "culpa" en parte, quizá sea de "los revoltosos de la clase".

Y como última reflexión... No os sintáis molestos, la mayoría por no decir absolutamente todos estáis fabulosos con traje, y si no me creéis pensad en cómo ganan la mayoría de los futbolistas cuando se ponen uno (vale, en el caso de Messi y su traje de lunares NO), y entre medias... A actualizar los modelitos casual para ir estupendos los días que podáis utilizarlo!


Traje o código de vestimenta business... Se abre el debate!

Besitos

Marta

6 comentarios:

  1. Querida Marta, no puedo estar mas de acuerdo contigo, tanto de los ejemplos de estilo como los que tienen esa interpretación tan personal del bussines casual!!
    Mucho ánimo y espero el siguiente post masculino!
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querido anónimo! Post masculinos habrá con cierta frecuencia, así que cualquier tema que os interese, no dudéis en hacérmelo llegar... Encantada de que os sirva!

      Eliminar
  2. No puedo estar más de acuerdo con el primer comentario.. Dar con este blog ha sido todo un descubrimiento, muchas gracias por tus recomendaciones (¡muy acertadas!) y ánimo en tu aventura.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tus consejos MLB, seguiremos el código de vestimenta business al pie de la letra..
    No acabo de ver el look futbolista con camisa negra ¿lo ves recomendable?
    Un saludo y ánimo en tu siguiente aventura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por seguirlo y comentarlo! La camisa negra nunca me ha gustado para look masculino, ni con traje ni sin él aunque esté aceptada... La apuesta segura siempre será la camisa blanca, la azul clara, con rayitas... Etc. Yo nunca recomendaría una camisa ni negra ni muy oscura. Saludos

      Eliminar