miércoles, 9 de octubre de 2013

Las 8 meteduras de pata en la peluquería

Todas, y me refiero a todas nosotras y sin ninguna excepción, hemos salido alguna vez de la peluquería con ganas de meternos en la máquina del tiempo, o de darle a esa fabulosa flechita del Word y del Excel y "deshacer el cambio".



La gente que me conoce, sabe lo que me puede dar de sí el tema "peluqueril "desde que era una renacuaja. La pelu es mi "amienemiga".

Experiencias de "pánico en el túnel" he tenido mil, y he aprendido que no hay que tener vergüenza y hay que explicarles bien clarito todo, y aún así puede que salgáis con la lagrimilla en el ojo. 




Hay una gran diferencia entre lo que tú dices y lo que el gremio de peluquería entiende, así que si quieres evitar el drama, sigue leyendo:

1.- Tu peluquero no es el psicólogo. Si estás pasando una mala época, abrasa a tu entorno con charlas y terapias de grupo infinitas, pero no creas que la solución está en un cambio radical de imagen. 

Tu estilista practicará todo lo que tiene en mente y otras no le dejaron hacer, tú te verás muy rara, y justo después cuando creías que tras el paso por la pelu tu vida iba a cambiar, sigue igual y además te ves feíta. 

Inciso: el pelo crece muy rápido, pero sólo cuando te entusiasma tu corte. Cuando te queda regulin se vuelve perezoso y lento. Conclusión: a la pelu cuando estés con el ánimo en condiciones.

2.- Si no quieres ni un atisbo rojizo y/o cobrizo en tu pelo, ni lo nombres! Los nombres de colores que utilizamos las profanas en la materia y curiosamente TODAS nosotras entendemos y los de los peluqueros son un poquito diferentes. El riesgo de que salgas con mechitas de color de cable pelado es peligrosamente alto.

Si lo que quieres son unos reflejos rubitos, pero muy naturales, que no tiren a rojo ni cobre, porque esos colores te dan repelús, ya puedes pedir que te traigan toda la carta de color, y poner toda tu oratoria en marcha, porque lo que para ti es dorado, para ella es cobre!!!

3.- No le ha quedado el color que tú pedías: Si a pesar de haberte dejado la vida explicando el color que querías tú lo ves diferente y no te gusta, pero te dicen que el color está bien dado, pero que son los focos de allí los que lo cambian, que en la calle tendrás el color de tus sueños, no te dejes engañar, y si no han acertado por el motivo que se quieran inventar, que lo repitan (gratis, of course)

4.- Tu dices que te sanee las puntas y ella te dice que o te corta 5 dedos o no haces nada...pues que se los corte ella si eso, que tú con uno vas servida. Promete que vas el próximo mes, y las dos tan contentas.




5.- Si estás en una de esas épocas en las que ya te tocaba según tus cálculos visitar a tu peluquero, pero te gusta tu color, la largura, la forma... Para qué vas a ir? Sólo porque lo tenías programado? Cualquier modificación sólo te producirá bajón. 



6.- Ojito con el flequillo. Quizá sea lo que más te gusta de este mundo y que encima sea lo más en tendencias hace que se te reactive la necesidad. NO son para todos los tipos de pelo ni para todos los tipos de cara, y necesitan mucho mantenimiento. 
Si no se te alinean todos los astros, olvídate!

7.- Si te sugieren siempre mil tratamientos de apoyo y cuando te están lavando te ofrecen una ampolla anti caída, porque nunca vieron tal mata de pelo atascar el desagüe, si te ofrecen un tratamiento hidratante porque jamás vieron un pelo más estropajoso...etc y tienen la solución a tus problemas, que te digan en euritos lo que va a suponer el milagro, que luego en caja ya no hay marcha atrás, y lagrimón de nuevo! 

Aunque no lo creas, y aunque seas la más educada del mundo, están acostumbradas a que les digan que no.

8.- Si no necesitas productos, no los compres. Si tienes ya de todo o no quieres comprarlo allí, díselo o dile que aún te queda, y en cuanto se te acabe irás a por ello. Te la habrás quitado de encima, y tendrás tiempo para decidir qué hacer.

Cómo es tu relación con la peluquería? Suelen acertar con lo que necesitas o te dan más disgustos que alegrías? 

Feliz día!

Marta





4 comentarios:

  1. Querida Marta no podías haber expuesto mejor tooodos los inconvenientes que sufrimos al visitar nuestra Peluquerìa, me has hecho reir tanto....jajaja, estoy esperando tu próximo y seguro que divertido post, Gracias!! Un beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja! Gracias preciosa! En realidad es un recopilatorio de todos nuestros traumas! Gracias también por el comentario y por leerme! Un besito fuerte

      Eliminar
  2. Que razon tienes!!!!
    Desde hace 3 años ya soy fiel a mi peluqueria!pero despues de mas de diez años en Madrid...ya esta bien!
    Yo me niego a entrar en una conocida cadena de peluquerias...que es donde yo creo mas crimenes cometen!!!
    En fin...muy divertido el post y ademas es la cruda realidad!!!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El post nació de hecho de una "terapia de grupo" en la que íbamos contándonos todas las maldades que nos habían ido haciendo. No sé por qué, pero es un mal demasiado generalizado!
      Antes me costaba horrores cambiar de pelu, pero ahora como no me cuadre algo de lo que me hacen, no me vuelven a ver! ;o)

      Eliminar