viernes, 6 de septiembre de 2013

VFNO: Reflexiones y pensamientos

La VFNO o Vogue Fashion's Night Out, es la noche que cada año desde 2009 dedica Madrid a la moda con el patrocinio y organización de la revista Vogue en las principales calles del Barrio de Salamanca. 
Este año, la cita será el próximo 12 de septiembre y contará con casi 300 establecimientos participantes, así que... Save the date (y entra en la web de Vogue para conseguir tu invitación)!



El evento, para las que viváis fuera de Madrid o más bien para las que nunca hayáis estado, es como la Noche en Blanco, en la que hordas de gente (el año pasado asistieron a la VFNO alrededor de 50.000 personas) se lanzan a la calle a ver los mismos museos que podrían ver otro día, pero haciendo colas interminables, entre otras cosas porque la entrada es gratuita y porque... Cómo nos gusta un sarao!

Y vuelvo a la moda, que me desvío! El concepto de la VFNO es fabuloso: glamour, moda al alcance de todos (al menos al alcance de la vista de todos), regalitos en algunas de las grandes firmas, photo calls... Pero la realidad, al menos desde mi punto de vista es otra, y me explico:
Si te gusta ver famosos y famosetes "al aire libre" y en directo... Es tu noche! Acércate a la zona del photo call y los irás viendo desfilar... Eso sí, si lo que te gusta es ver moda, en los establecimientos poca vas a ver. La cantidad tan brutal de gente obliga a que en las tiendas más "deseadas" haya colas interminables con seguridad en la puerta controlando que la entrada no sea demasiado masiva. Luego dentro, si aún te queda algo de ánimo después de la espera, tendrás que ver las prendas con cierta distancia y tiempo limitado.

Como concepto global me parece que es una gran iniciativa: moda y espectáculo a pie de calle al alcance de todos, pero por otro lado lo que reivindico que no haya que esperar a ningún día especial para entrar en Chanel, Louis Vuitton o cualquier otra firma de lujo. 

Es cierto que en España, vamos por detrás de otros países, y en ciertas tiendas sigue habiendo ciertas dependientas que cada vez que entra una persona por la puerta, hacen un recuento de las posesiones que lleva encima calculando cuánto podría gastar, y cuando el juicio no es del todo favorable, miran con esa expresión de boquita medio torcida que emite el mensaje subliminal de "aquí no hay nada para ti". Está claro que esta actitud echa un poquito para atrás, pero por otro lado, cada vez sucede menos. Quienes están de cara al público en grandes firmas y no tan grandes están también formados para vender con su actitud y su trato una imagen de marca: son sumamente encantadores si los necesitas, y te dejan espacio si lo que quieres es echar un vistazo, así que... Las sorpresas buenas también existen!

Independientemente de quién nos vaya a atender, o de que sea la noche de la moda o un día cualquiera, si te apetece tener en tus manos el tweed de Chanel, hazlo sin esperar a un evento de masificación absoluta en la que todo estará escondido entre la multitud. 

Quizá todo tu armario sea low cost y te tires tiempo y más tiempo ahorrando para darte un capricho... Pero si un día después de mucho tiempo vas a por un 2.55, serás una clienta como cualquier otra de sus fieles, y entre medias, cada vez que entres a una tienda más "especial", piensa que aunque tu cuenta esté temblando y en ese momento no te lo puedas permitir, siempre serás una de sus clientas (aunque sea potencial) bien para arrasar, comprar discretamente o quizá sólo para hacer su lista de deseos... Así que como tal te debes sentir.

Disfruta a tope de la VFNO, pero no vuelvas a esperar un año para entrar a las firmas de tus sueños... 

Besitos

M

2 comentarios:

  1. Promet íseguirte....
    Gran reflexión Marta...aunque yo aun me resisto a entrar en esas maravillosas tiendas...quizas lo siga viendo inalcanzable...aunque creo soy feliz con zara y pequeñas tiendas que vas encontrando bien callejeando o navegando por ahi....y por supuesto todo los que las bloggers nos descubris.
    Feliz finde
    Un abrazo
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Ay, es que si no fuera por Zara... Bendito Amancio! El 98% de los armarios de la mayoría de los mortales son low cost y está más que demostrado que gastar un dineral no da la elegancia, así que en realidad nos hace felices a todas!

    Gracias por seguirme, Anita!

    Feliz finde!

    ResponderEliminar